Autor Tema: Cuentos para pensar  (Leído 3820 veces)

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Cuentos para pensar
« en: Enero 26, 2019, 03:02:02:48 am »
EL ÁRBOL QUE NO SABÍA QUIEN ERA

Había una vez en un lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un jardín esplendoroso con árboles de todo tipo: manzanos, perales, naranjos, grandes rosales,... Todo era alegría en el jardín y todos estaban muy satisfechos y felices. Excepto un árbol que se sentía profundamente triste. Tenía un problema: no daba frutos.
-No sé quién soy... -se lamentaba-.
-Te falta concentración... -le decía el manzano- Si realmente lo intentas podrás dar unas manzanas buenísimas... ¿Ves qué fácil es? Mira mis ramas...
-No le escuches. -exigía el rosal- Es más fácil dar rosas. ¡¡Mira qué bonitas son!!
Desesperado, el árbol intentaba todo lo que le sugerían. Pero como no conseguía ser como los demás, cada vez se sentía más frustrado.

Un día llegó hasta el jardín un búho, la más sabia de las aves. Al ver la desesperación del árbol exclamó:
-No te preocupes. Tu problema no es tan grave... Tu problema es el mismo que el de muchísimos seres sobre la Tierra. No dediques tu vida a ser como los demás quieren que seas. Sé tú mismo. Conócete a ti mismo tal como eres. Para conseguir esto, escucha tu voz interior...
¿Mi voz interior?... ¿Ser yo mismo?... ¿Conocerme?... -se preguntaba el árbol angustiado y desesperado-. Después de un tiempo de desconcierto y confusión se puso a meditar sobre estos conceptos.

Finalmente un día llego a comprender. Cerró los ojos y los oídos, abrió el corazón, y pudo escuchar su voz interior susurrándole:
"Tú nunca en la vida darás manzanas porque no eres un manzano. Tampoco florecerás cada
primavera porque no eres un rosal. Tú eres un roble. Tu destino es crecer grande y majestuoso, dar nido a las aves, sombra a los viajeros, y belleza al paisaje. Esto es quien eres. ¡Sé quien eres!, ¡sé quien eres!..."

Poco a poco el árbol se fue sintiendo cada vez más fuerte y seguro de sí mismo. Se dispuso a ser lo que en el fondo era. Pronto ocupó su espacio y fue admirado y respetado por todos.
Solo entonces el jardín fue completamente feliz. Cada cual celebrándose a sí mismo.
No vemos el mundo como es sino como somos.

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #1 en: Enero 26, 2019, 22:57:57:18 pm »
EL ANCIANO, EL NIÑO Y EL BURRO.

Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro de pueblo en pueblo.

Llegaron a una aldea caminando junto al asno y, al pasar por ella, un grupo de mozalbetes se rió de ellos, gritando:

-¡Miren qué par de tontos! Tienen un burro y, en lugar de montarlo, van los dos andando a su lado. Por lo menos, el viejo podría subirse al burro.

Entonces el anciano se subió al burro y prosiguieron la marcha. Llegaron a otro pueblo y, al pasar por el mismo, algunas personas se llenaron de indignación cuando vieron al viejo sobre el burro y al niño caminando al lado. Dijeron:

-¡Parece mentira! ¡Qué desfachatez! El viejo sentado en el burro y el pobre niño caminando.

Al salir del pueblo, el anciano y el niño intercambiaron sus puestos.

Siguieron haciendo camino hasta llegar a otra aldea. Cuando las gentes los vieron, exclamaron escandalizados:

-¡Esto es verdaderamente intolerable! ¿Han visto algo semejante? El muchacho montado en el burro y el pobre anciano caminando a su lado.

-¡Qué vergüenza!

Puestas así las cosas, el viejo y el niño compartieron el burro. El fiel jumento llevaba ahora el cuerpo de ambos sobre su lomo. Cruzaron junto a un grupo de campesinos y estos comenzaron a vociferar:

-¡Sinvergüenzas! ¿Es que no tienen corazón? ¡Van a reventar al pobre animal!

El anciano y el niño optaron por cargar al burro sobre sus hombros. De este modo llegaron al siguiente pueblo. La gente se apiñó alrededor de ellos. Entre las carcajadas, los pueblerinos se mofaban gritando:

-Nunca hemos visto gente tan boba. Tienen un burro y, en lugar de montarse sobre él, lo llevan a cuestas. ¡Esto sí que es bueno! ¡Qué par de tontos!

De repente, el burro se revolvió, se precipitó en un barranco y murió.
No vemos el mundo como es sino como somos.

Xena

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 4983
  • Karma: 470
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #2 en: Enero 26, 2019, 23:03:03:02 pm »
Buen cuento !!!
Moraleja:
Hagas lo que hagas nunca llueve a gusto de todos.
Me he reído con el final, acaba así en plan... chin pun y se acabó.
"Las cosas son como son, sufrimos porque las hemos imaginado distintas"  A. Jodorowsky

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #3 en: Enero 26, 2019, 23:06:06:08 pm »
😂🤣el burro pasaba de malos rollos, prefirió suicidarse ante tanta crítica.

Sé quién tú eres y haz lo que quieras, total... siempre habrá alguien que te critique. Sé fiel a ti mismo, que es a la única persona a la que tienes que gustar. 😉
No vemos el mundo como es sino como somos.

Xena

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 4983
  • Karma: 470
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #4 en: Enero 26, 2019, 23:19:19:34 pm »
Totalmente de acuerdo.
Precisamente hoy que mi hijo ha venido a comer a casa, hemos estado filosofando de muchos temas, entre ellos ese precisamente.
Me encanta conversar con él, se puede hablar de cualquier tema y coincidimos mucho , somos muy parecidos :))))) 
"Las cosas son como son, sufrimos porque las hemos imaginado distintas"  A. Jodorowsky

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #5 en: Enero 26, 2019, 23:25:25:15 pm »
Ya sabes lo que dicen: de tal palo, tal astilla. 😁
Yo acabo filosofando con todos los que me rodean, me encanta escuchar otros puntos de vista, es enriquecedor.
No vemos el mundo como es sino como somos.

Maju

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1690
  • Karma: 115
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #6 en: Enero 27, 2019, 09:18:18:15 am »

El anciano y el niño optaron por cargar al burro sobre sus hombros. De este modo llegaron al siguiente pueblo. La gente se apiñó alrededor de ellos. Entre las carcajadas, los pueblerinos se mofaban gritando:

-Nunca hemos visto gente tan boba. Tienen un burro y, en lugar de montarse sobre él, lo llevan a cuestas. ¡Esto sí que es bueno! ¡Qué par de tontos!

De repente, el burro se revolvió, se precipitó en un barranco y murió.

Pffff....
Spoiler: ShowHide
Yo creo que el burro era un "perseguido", todos lo mencionaban pero el problema no era él. Yo hubiese esperado a que los  otros dos decidan quién de ellos se tiraba.  ::)
O tal vez el burro fue orgulloso, pensó "antes que éstos dos me den una patada en el tuje ladera abajo, prefiero tirarme yo! Para la vida que llevo!"  :laugh: O mejor se hubiese puesto en plan "de aquí no me muevo!" y hubiese dejado que los otros continuasen solos!  :P
La moraleja sobre lo que hizo el burro no sé, tal vez sería piensa luego actúa! No precipitarse ante lo primero que escuches o veas.  ::)

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #7 en: Enero 27, 2019, 11:24:24:02 am »
El Buscador

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador. Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

Un día nuestro Buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó Kammir a lo lejos, pero un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. Estaba rodeaba por completo por una especie de valla pequeña de madera lustrada, y una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.


El Buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como por azar entre los árboles. Dejó que sus ojos, que eran los de un buscador, pasearan por el lugar… y quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción? Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días? Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra. Era una lápida, y sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar?

Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Al acercarse a leerla, descifró: Lamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas. El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra una lápida. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años. Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

– No, ningún familiar! dijo el buscador – Pero… ¿qué pasa con este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que lo ha obligado a construir un cementerio de niños?

El anciano cuidador sonrió y dijo:

“Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré… Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí, colgando del cuello, y es tradición entre nosotros que, a partir de entonces, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abra la libreta y anote en ella: a la izquierda, qué fue lo disfrutado, a la derecha, cuánto tiempo duró ese gozo. ¿Conoció a su novia y se enamoró de ella? ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana, dos? ¿Tres semanas y media? ¿Y después?, la emoción del primer beso, ¿cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?

¿Y el embarazo o el nacimiento del primer hijo? ¿Y el casamiento de los amigos? ¿Y el viaje más deseado? ¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano? ¿Cuánto duró el disfrutar de estas situaciones?, ¿horas?, ¿días?

Así vamos anotando en la libreta cada momento, cada gozo, cada sentimiento pleno e intenso… Y cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba. Porque ése es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido.”

No vemos el mundo como es sino como somos.

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #8 en: Enero 28, 2019, 03:24:24:43 am »
Obstáculos   

Voy andando por un sendero.

Dejo que mis pies me lleven.

Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos. Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa.

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo... dudo.

Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo

Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto.

Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...

Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad. 

Me recuerda a mí mismo... cuando era niño. 

Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?   

El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?

Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras... Los obstáculos los trajiste tú.
No vemos el mundo como es sino como somos.

Lesly

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 3269
  • Karma: 332
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #9 en: Enero 28, 2019, 12:55:55:03 pm »
EL VECINO.

Un hombre compra una casa y se muda. Estaba colocando todas sus cosas en la casa nueva. Se decide a colgar los cuadros en las paredes pero no encuentra por ningún lado el taladro. Se levanta para ir a su vecino a pedirle un taladro. Pero de repente empieza a pensar:
"Acabo de llegar y ya ponerme a pedir un taladro... Igual le parece que tengo mucho morro, sin haberme presentado antes."

Así que se vuelve. Pero quiere colgar los cuadros y piensa:
"¿Y si le pido un martillo y clavos? Así también los puedo colgar"

Se decide a ir a casa del vecino. Pero mientras se dirigía hacia ella pensaba:
"Pero, claro, si le pido un martillo va a pensar que voy a estar haciendo ruido toda la tarde. Igual quiere dormir la siesta y no le va a parecer bien que yo esté ahí con el martillo. Va a pensar que soy un mal vecino."

Total que regresa por donde había venido. Pero sigue con las ganas de colgar sus cuadros. Así que piensa: "Puedo pedirle si tiene esos clavitos de plástico que se usan para colgar los cuadros. Con eso no hago ruido al clavarlos y no le molestaré."

De nuevo va hacia la casa de su vecino pero se pone a pensar: "Voy a parecer un pijo caprichoso pidiéndole esos clavitos. Además seguro que no tiene, eso no es algo que tenga todo el mundo."

Y otra vez se da la media vuelta.

De repente llaman al timbre de su casa:
- Hola vecino, soy tu vecino de enfrente.
A lo que nuestro protagonista contesta:
- No quiero los clavitos, que no soy ningún pijo. El martillo te lo quedas que no soy un ruidoso. Y el taladro ya lo encontraré tarde o temprano.
Cerrándole la puerta en las narices.

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #10 en: Enero 29, 2019, 00:34:34:52 am »
Los clavos en la puerta


Había una vez un niño que tenía muy mal genio. Todos los días se peleaba con los compañeros de colegio, con sus padres, con su hermano… un día,  su padre decidió hacerle un regalo. El niño, al ver el paquete, lo desenvolvió con gran curiosidad y quedó sorprendido al ver lo que contenía en su interior: una caja de clavos.

Al ver la cara de asombro del niño, el padre le pidió: “cada vez que pierdas el control, cada vez que contestes mal a alguien y discutas, clava un clavo en la puerta de tu habitación”.

El primer día, el niño clavó 37 clavos en la puerta. Con el paso del tiempo, el niño fue aprendiendo a controlar su rabia, pues le era más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos en la puerta. Finalmente llegó el día en que el niño no perdió los estribos y no tuvo que clavar más clavos.

El padre orgulloso, le entregó al niño otro regalo. En esta ocasión, el paquete contenía unas tenazas. Ante el asombro del niño, el padre le sugirió que por cada día que pudiera controlar su genio, sacase un clavo de la puerta.

Los días transcurrieron y al cabo de un tiempo el niño logró quitar todos los clavos de la puerta. Conmovido por ello, el padre tomó a su hijo de la mano y lo llevó hasta la puerta, y con suma tranquilidad le dijo: “Has hecho bien,  pero mira los hoyos… la puerta nunca volverá a ser la misma. Cuando dices cosas con rabia, las palabras dejan una cicatriz igual que ésta”.

El niño comprendió la enseñanza de su padre y descubrió el poder de las palabras.
No vemos el mundo como es sino como somos.

Amfe

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1547
  • Karma: 149
  • Un caparazón no protege de los flechazos
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #11 en: Enero 29, 2019, 09:30:30:01 am »
Que el vecino de Lesly le pida los clavos al niño de Jade🤣🤣🤣
El fin está en los medios como el árbol está en la semilla

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #12 en: Enero 29, 2019, 21:37:37:18 pm »
Tú gobiernas tu mente, no tu mente a ti

Un estudiante de zen, se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos no se lo permitían.

Habló de esto con su maestro diciéndole: “Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar; cuando se van unos segundos, luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz”. El maestro le dijo que esto dependía de él mismo y que dejara de cavilar.

No obstante, el estudiante seguía lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa. Cada vez que intentaba concentrarse, todo un tren de pensamientos y reflexiones, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su cabeza…

El maestro entonces le dijo: “Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita”. El discípulo obedeció.

Al cabo de un rato el maestro le ordenó: ”¡Deja la cuchara!”. El alumno así hizo y la cuchara cayó obviamente al suelo. Miró a su maestro con estupor y éste le preguntó: “Entonces, ahora dime ¿quién agarraba a quién, tú a la cuchara, o la cuchara a ti?.
No vemos el mundo como es sino como somos.

Xena

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 4983
  • Karma: 470
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #13 en: Enero 29, 2019, 22:04:04:14 pm »
Imprescindible la concentración para poder dominar los pensamientos, es difícil pero se consigue.
"Las cosas son como son, sufrimos porque las hemos imaginado distintas"  A. Jodorowsky

jade

  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1636
  • Karma: 382
Re:Cuentos para pensar
« Respuesta #14 en: Enero 30, 2019, 02:02:02:55 am »
De dominar nuestra mente depende que vivamos en el cielo o en el infierno.
No vemos el mundo como es sino como somos.