Autor Tema: Mi sueño despierta  (Leído 240 veces)

Ilargia

  • Tribas suprema
  • ****
  • Mensajes: 738
  • Karma: 19
  • Solitud, dolça i amarga presència.
Mi sueño despierta
« en: Septiembre 08, 2019, 14:44:44:40 pm »
Fue aquella noche, que soñé que me encontraba en una casa en la montaña, en una antigua sala donde abundaban estanterías llenas de libros viejos y cuadros colgados en la pared, hecha de piedras, y donde había una alfombra de seda granate en el suelo y una hoguera de leña encendida en un extremo mientras que en otro había un ventanal rodeado de una gran cortina violeta, verde y dorada de seda brillante, que dejaba ver unas hermosas vistas de los Alpes y de verdes bosques suízos, delante del cual me encontraba yo contemplándolas, muy tranquila, reflexiva y algo melancólica. Era una muy fría tarde de invierno. En aquella sala se estaba bien con la hoguera puesta, aunque yo à ratos tenía algunos escalofríos. Reconozco que no iba demasiado abrigada. Yo iba toda vestida de negro. Llevaba puesto un vestido de tirantes gruesos con una camisa de manga larga debajo, medias y botas bajas. Lo único que no llevaba negro era el abrigo, que era de piel artificial y de color rosa. Oí unos pasos que entraban lentamente en aquella sala. Por el ruído de los pasos deducí que quien caminaba llevaba tacones. Entonces la ví. Apareció delante de mi, imponiéndose entre aquellas vistas de los Alpes, que ella las hacía aún más hermosas con su infinita belleza. La ví, tan radiante, hermosa e imponente. Su mirada de unos ojos cafés achinados que roban el sueño. Su hermosa y tierna sonrisa. Sus delgadísimos labios. Su larga y majestuosa cabellera ligeramente ondulada de un negro azabache como la oscura noche. Su piel tan blanca, de una intensa palidez como la nieve de las cimas de las montañas alpinas. Sus gruesos y tiernos mofletes rosaditos. Su muy alta estatura de casi 1,90, que haría sentirme muy protegida a su lado. Sus abundantes y grandes curvas de su hermoso cuerpo gordito. Largas y gruesas piernas y muslos, anchas caderas y nalgas, grande y abundante cintura, pechos ligeramente grandes. Aquella ropa que llevaba, que tanto le favorecía. Una falda escocesa naranja y con cuadros de diferentes colores también cálidos y no muy corta, una camisa blanca americana de botones ligeramente ajustada debajo de un muy grueso y caliente abrigo de piel auténtica beige un poco largo, unas medias transparentes del mismo color carne de su hermosa y muy pálida piel y unas botas negras de cuero mosqueteras altas de tacón alto y suela gruesos, combinadas con el hermoso negro de su cabello. En cierto momento de descuido por el roce de una bocanada de aire fresco pude entrever su ropa interior negra mientras su abrigo y su falda se subían ligeramente. Es y estaba demasiado hermosa. La miraba con deseo. Mientras la miraba noté paulatinamente como mi corazón empezaba a latir fuerte como un martillo y más aceleradamente de lo normal, unos intensos escalofríos, una sensación de espasmos en mi estómago, un temblor en mis piernas y mis brazos, una febril y a la vez bonita sensación de rubor, calor y sensibilidad en mis mejillas, mis ojos, mis labios, mi cuello , mis orejas y mis pechos, que mi saliva aumentaba y que mis pezones se endurecían y mi clítoris se hinchaba y humedecía. Por momentos sentía que me costaba respirar y me quedaba sin aire. Mi sensación de frío desapareció completamente. Mi cuerpo se estremecía de deseo ante ella de una manera increíble. Entonces llegó un momento que ella se acercó más a mi. Me cogió fuertemente de la cintura y nuestras miradas se cruzaron muy intensamente. Me miraba con amor, le brillaban los ojos, me sonreía, yo también la sonreía a ella, a mi también me brillaban los ojos, las dos nos acariciábamos los mejillas, el pelo, el cuello y los manos. Ella estaba un poco agachada de manera que yo, bien pequeña a su lado, llegara a su cara y su pelo para acariciarla. Nos abrazamos con fuerza, nos agarramos de la cintura y las caderas y ella me coge en brazos y seguíamos abrazadas. Entonces podía sentir el roce de sus pechos con los míos, me besó mucho la frente y nuestros labios se iban acercando cada vez más hasta que nos fundimos en un precioso, intenso y largo beso. Sus delgados y finísimos labios junto a mis labios gruesos y carnosos. Ambas nos emocionamos y nuestros ojos derramaron muchas lágrimas. Escuché que entre lágrimas me decía "t'estimo, amor" (te amo, amor) en el acento de su idioma con su preciosa, tierna y cálida voz, grave y suave a la vez. Entre tantos besos, abrazos, carícias, lágrimas y excitación acabamos haciendo el amor encima de la alfombra granate y delante de la hoguera.

Espero saber que existes algún día. Espero saber tu nombre.
¿Quien decide y quien le da significado a lo perfecto? Si ser superficial, para mi, es solo otro defecto del imperfecto ser humano, la máquina que destruirá este mundo con sus propias manos.

Ilargia

  • Tribas suprema
  • ****
  • Mensajes: 738
  • Karma: 19
  • Solitud, dolça i amarga presència.
Re:Mi sueño despierta
« Respuesta #1 en: Septiembre 08, 2019, 16:39:39:08 pm »
Espero que os guste.
¿Quien decide y quien le da significado a lo perfecto? Si ser superficial, para mi, es solo otro defecto del imperfecto ser humano, la máquina que destruirá este mundo con sus propias manos.

Átropos

  • Moderadora
  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 3129
  • Karma: 747
Re:Mi sueño despierta
« Respuesta #2 en: Octubre 07, 2019, 11:39:39:59 am »
Está bien, ¿pero por qué llorais? No sé, yo no tengo el fetiche de la ropa y el calzado, pero me imagino que estoy con una chica que me pone mucho y estamos ahí en plan "quecachondasestamos" y entonces me abraza y se pone a llorar y a mí lo único que me apetece después es prepararle una sopita. A lo mejor soy yo la rara, ¿eh?

Báthory

  • Moderadora
  • Dea tribas
  • *****
  • Mensajes: 1420
  • Karma: 438
  • Sangre, birras y pollo frito.
Re:Mi sueño despierta
« Respuesta #3 en: Octubre 07, 2019, 17:42:42:58 pm »
Bueno, si a mí se me acercara en actitud seductora una tía de 1'90 que tapa los Alpes también lloraría.
"Her face... her face is the river. The princess, she is the river filled with tears and with sadness and with heartbreak."